14 febrero, 2009

Paranoticias anormales

¡ASOMBROSO!
CIENTÍFICO INDEPENDIENTE DESCUBRE LA REFLEXOLOGÍA PODAL INVERSA

- El doctor Rijoso asegura curar los sabañones con masajes en el ombligo.

Jotaeme Stalin / Villa Nofelón – Como saben nuestros lectores, la reflexología podal es una ciencia milenaria. Los chinos y los feriantes aseguran que nuestro cuerpo está dividido en zonas que tienen su reflejo en los pies, y se ha demostrado que, al masajearlos, remiten asombrosamente y en apenas unas semanas dolencias tan graves como hematomas, dolores de cabeza y catarros, que la medicina «oficial» trata con horribles venenos. En la revista Más enigmas hemos entrevistado en exclusiva al doctor Paco Rijoso, un investigador independiente que ha desarrollado la reflexología podal inversa.

MÁS ENIGMAS-. Díganos, doctor, ¿cómo realizó este descubrimiento revolucionario?
DR. RIJOSO-. Todo empezó cuando realizaba investigaciones de campo en Toto´s Discoteque, un centro de reconocido prestigio, para mi tesis doctoral en la Universidad de Tapiocápolis. Allí tuve un conflicto. Yo creo que fue debido a mis zapatillas deportivas en contra del calzado «oficial», sumado a un malentendido de nada con un voluntario que resultó ser la novia de uno de los gorilas de la puerta, sin duda un sicario de las multinacionales farmacéuticas compinchado con...
ME-. Abrevie, abrevie.
DR-. El caso es que me cogieron por el pescuezo (en esos momentos ya sentí algo: el pescuezo, sin duda una zona de acupuntura que debemos investigar), me dijeron que me iban «a cambiar la cara» y, en el callejón de atrás, me dieron una somanta de las que entran pocas en kilo. Lo «sisnificativo» es que lo que me cambió fue otra cosa...
ME-. ¿A qué se refiere?
DR-. A día siguiente, ¡ya no tenía callos en los «pieses»!
ME-. Eh... querrá decir «pies».
DR-. Oh... Perdón, sí, intentaré no usar más «teznisismos».
ME-. Es fantástico, ¡solo tiene que mostrar fotografías de sus pies antes de la curación para aportar una prueba incontestable!
DR-. Sí... Bueno... No tengo esos documentos. Los he intentado conseguir, pero las farmacéuticas los han destruido para impedirme progresar en mi investigación, ¡precisamente ahora que estoy captando inversores!
ME-. Qué contrariedad. ¿Y en qué consiste exactamente su descubrimiento?
DR-. Con la reflexología podal normal tenemos un problema: si usamos los pies para curar todo, ¿cómo curamos los pies? Yo he descubierto las zonas reflejo del cuerpo que permiten curarlos.
ME-. Asombroso, ¿cómo funciona?
DR-. ¿A qué se refiere?
ME-. ¿Qué provoca las curaciones?, ¿cuáles son los mecanismos implicados?
DR-. Eh... pues... El cuerpo es cruzado por «miridianos» que la energía «orgónica» desequilibra muy malamente, o a lo mejor es al revés... y con la estimulación digital mediante dedos podemos recuperar el equilibrio «vibrasional» a nivel cuántico. Ah, y los chacras y no se qué de un paradigma.
ME-. Me he perdido.
DR-. Magia, hombre, magia.
ME-. ¡Ah, bueno! Oiga, ¿y de verdad cura?, ¿qué pruebas tiene?
DR-. Oiga, ¡usted no será «excético»!
ME-. ¿Escéptico yo? ¡Soy tan poco escéptico que en la redacción de Más enigmas me llaman el magufo!
DR-. «Pruebas», será mamón... Pues sí, mediante el uso de péndulos de cuarzo he localizado varias zonas de gran efectividad. Masajeando el occipucio se curan los uñeros. El epigastrio sirve mismamente para los pies planos. Y dando con sabiduría masajes en los pechos y las nalgas soy capaz de curar multitud de enfermedades. Son zonas muy rica en puntos energéticos, los pechos y las nalgas. Especialmente en las mujeres. Cuanto más grandes, mejor.
ME-. Ya. Claro... eso explica los rumores.
DR-. ¡Difamación! Los perros de la medicina «oficial», que no saben qué hacer para frenar mi éxito como reflexólogo. Mis pies hablan por mí, ¡mire, mire qué saludables, tiernos y rosados!
ME-. Ya veo, ya. De no ser por esos juanetes, como los de un bebé.
DR-. ¡Pero ni rastro de mis callos!
ME-. Oiga, perdone que se lo diga, don Paco, pero más que hablar, los pies le cantan una cosa mala. Es difícil de aguantar.
DR-. Sí... Bueno... creo que es de ir a la piscina municipal sin chancletas. Unos honguitos de nada; pero ya me estoy echando esto.
ME-. ¿Salongo®?, ¿pero eso no es una pomada «oficial»?
DR-. Eh... Sí. Es que aún me quedan muchas lagunas que investigar, pero la reflexología podal inversa tendrá solución «ispicífica» a este problema muy pronto.
ME-. Vaya. La encontrará, seguro.
DR-. Por supuesto. Mientras tanto, no me queda más remedio que ir tirando con esta solución invasiva, alopática, llena de químicos y efectos secundarios dañinos. Mierda de medicina...
ME-. No sabe uno a dónde vamos a llegar. Una última cosa: ¿Tapiocápolis no es una ciudad de los tebeos de Tintín?
DR-. ¡Calumnia! ¡Conspiración!
ME-. Vale, vale... Muchas gracias por todo, doctor Rijoso.
DR-. A su servicio, joven, póngame a los pies de su señora. Por 600 euros se la repaso. Precio de amigo.

Y aquí es cuando nos alejamos de este pionero, no sin antes desearle, por el bien de la humanidad, lo mejor en sus investigaciones y toda la suerte posible en esos procesos calumniosos por delincuencia sexual.

Etiquetas: , ,

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


4 comentario/s (feed de esta discusión):
OpenID Mostrenco escribió:

Muy bueno, voy a menearlo.

2/14/2009 02:40:00 p. m.  
Blogger Juan Carlos López escribió:

Más que bueno, demoledor por ingenioso, bien escrito y esa mala leche tan sana.

Saludos.

2/14/2009 06:36:00 p. m.  
Anonymous Vicente escribió:

¡Muy bueno! Los reflexólogos deberían "himbestigar" si los futbolistas sufren más enfermedades que los demás, y si sufren un pisotón con los tacos de acero, les debe provocar un infarto como mínimo :-D

2/14/2009 11:02:00 p. m.  
Blogger Gerardo escribió:

Vaya, muchas gracias a los tres. El meneo no creo que prospere...

Vicente, eso suena bastante complicado y requiere un profundo estudio, se mezclan reflexología podal y tacopuntura.

2/15/2009 02:35:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Portada

~~~~~~~~~~~~~oOo~~~~~~~~~~~~~