30 octubre, 2005

Telebasura

Es casi unánime entre los intelectuales la opinión de que los medios de comunicación son unos transmisores de cultura, valores y opinión tan poderosos como irresponsables. Además de otros problemas, las exigencias empresariales de rentabilidad que los rigen acaban demasiado a menudo fomentando la promoción de profesionales mediocres y de productos sensacionalistas, groseros, sin interés cultural y poco veraces. Basta encender la televisión a cualquier hora para comprobarlo.

      En el caso que nos incumbe a los escépticos organizados (la programación de contenidos pseudocientíficos y leyendas paranormales), las empresas del sector no hacen ni caso de nuestra opinión y probablemente perciben nuestra postura como un fundamentalismo científico. Normal, es una cuestión de puntos de vista. Los escépticos torcemos el gesto ante lo que consideramos una plataforma que perpetúa y difunde la superstición, la ignorancia y el pensamiento mágico; los profesionales del medio deben de ver en cambio en esos espacios un programa de entretenimiento más, inofensivo y con audiencia asegurada, algo incluso más digno que las bochornosas noticias del corazón. Ni siquiera le dan importancia en ellos a la falta de contraste en la información, a algún que otro olvido voluntario, a más de una mentirijilla evidente (cosas las tres que no tolerarían a la hora de las noticias).

      La solución razonable para el problema no es prohibir la programación esotérica (como los propagandistas del negocio paranormal afirman que pretendemos los escépticos), sino ofrecer una información alternativa a la de los charlatanes: espacios, como los que ya ofrecemos abundantemente en internet y en revistas como El Escéptico y Pensar, donde descubrir sus carencias y contrastar sus patrañas y medias verdades. Lo ideal sería realizar también programas escépticos de calidad que puedan competir en el mercado. Aquí estamos todavía un poco verdes (aunque tenemos presencia en la radio); pero, por ejemplo en los Estados Unidos, se pueden ver en televisión documentales y series escépticas de éxito como MythBusters o Bullshit!

      Todo esto viene a que el magufo Íker Jiménez (quien tantos buenos ratos nos ha proporcionado aquí) ha sido fichado por Cuatro, el nuevo canal de televisión en abierto de Sogecable. Tendrá un espacio llamado Cuarto Milenio, que tratará, por supuesto, sobre misterios inventados y demás cutreces. Nos dice, como excusándose ya: “Vamos a descubrir la España mágica. Mi programa trata un tema que no se había hecho, hasta ahora, con seriedad y rigor. Cuarto Milenio va a estar lleno de búsquedas y sorpresas.” Yo no me lo creo. Lo que me sorprendería es que, así de golpe y como por contagio, Íker Jiménez se haya vuelto serio y riguroso.

      Las preguntas que nos hacemos algunos es si los señores de Cuatro, como antes los de la Ser, saben qué tipo de señor es Íker Jiménez, y si, de saberlo, les da igual. Javier Armentia ya trató esta noticia en su bitácora, y yo le dejaba esta opinión en un comentario: “Pues sí, Íker se ha metido en Cuatro, y yo creo que los señores del canal saben perfectamente a quién se llevan.” (Por cierto, a tan solo dos comentarios del mío, pueden ustedes leer, por parte de un anónimo incondicional de Íker Jiménez, un precioso intento de intimidar a Armentia. Y al final resulta que los fanáticos somos nosotros.)

Enlace a esta bitácora desde el blog de Cuatro      El caso es que estaba yo hace unos días echándole un vistazo a las estadísticas de esta página y me encontré una visita desde el blog oficial de la cadena Cuatro. Según mi contador, fue una entrada rápida (cero segundos, ni me leyeron) al artículo “Íker Jiménez pillado en un fraude”. La visita proviene de la página del moderador, no de un enlace en su portada. Como todavía no hay mucho texto allí, revisé la página entera, con sus comentarios, en busca del enlace que apuntaba a mi artículo, pero no existe.

      En el blog de Cuatro se puede leer: "Los comentarios de este blog son moderados y no se publicarán aquellos que contengan insultos, falten al respeto debido a las personas o que no tengan nada que ver con la naturaleza misma del blog." La única conclusión a la que puedo llegar es que el enlace a mi página estaba en un comentario crítico (léase informativo) sobre Íker Jiménez que no fue permitido por uno de los administradores. Para comprobarlo, y aprovechando una entrada en la que resolvía dudas de los lectores el director de antena de la cadena, Fernando Jerez, dejé un mensaje educado, firmado con mi nombre, con un enlace a la información escéptica sobre Íker Jiménez de esta página que lees.

El comentario en una vista provisional      A pesar de que yo creo que mi comentario no contenía insultos, ni faltaba al respeto debido a las personas y tenía algo que ver con la naturaleza misma del blog, lo han censurado y no me han contestado por correo. Otros comentarios posteriores, incluido uno mío de comprobación (el séptimo) sí aparecen allí. Vamos, que no les importa lo que les cuente.

      A lo mejor hasta han hecho muy bien. Puede que preguntarles si prefieren un espacio cultural y científico hubiese sido mejor que criticar. Igual no es tarde. ¿Lo quieren? Los escépticos estamos disponibles y tenemos gente de talento.

      Que hayan borrado mi comentario me ha puesto nostálgico, me ha recordado los buenos tiempos en que Íker Jiménez ―el periodista serio y riguroso― censuraba por sistema cualquier información crítica en su lista de correo. Estaban prohibidos los enlaces a páginas escépticas. A pesar de ello, algunos aguzábamos el ingenio y conseguíamos que la información sobre sus pufos eludiese la tijera. Cuando la situación se le hizo insostenible, acabó por cerrar el chiringuito.

      En Cuatro no han empezado a emitir y ya están notando el “efecto Jimenéz”. No sé si es un mal comienzo. En todo caso, más les vale que se vayan acostumbrando a tener que hacer este tipo de cosas, porque muchos seguirán señalando con el dedo a los farsantes del misterio y, lo sepan o no en Cuatro (y parece que sí lo saben), se llevan a una buena pieza.

Etiquetas: ,

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


13 comentario/s (feed de esta discusión):
Anonymous Ivan escribió:

Pues pronto empiezan con la censura, debe ser que le han preguntado a Iker si conocia eso y habra montado su pelicula.

Nada nada, que se contagien de las buenas maneras de ese tomador de pelucas ajenas, que ya dice mucho de la cadena y su codigo deontologico si lo tiene.

10/30/2005 09:21:00 p. m.  
Anonymous Macías P. escribió:

Pues es verdad que se echa de menos un programa al estilo Bullshit. Siempre he pensado que se pueden comunicar las alternativas a la pseudociencia de una forma amena. El problema es encontrar un foro para hacerlo.

Y puede que se venda todavía mejor que el "misterio".

10/31/2005 10:31:00 a. m.  
Anonymous Julio escribió:

Hola Gerardo,

yo publiqué un comentario en el blog de cuatro (una entrada dedicada a Iñaki Gabilondo), diciendo que a ver si el rigor y seriedad se le pegaban a "otros", y dejé tres enlaces sobre las pilladas de Iker, de las que (una o dos, no me acuerdo exactamente) llevaban a tu blog.

Por supuesto, el comentario duró lo que un caramelo en la puerta del colegio.

Saludos

10/31/2005 09:33:00 p. m.  
Blogger Gerardo escribió:

Hola Julio:

Ahora ya sé de quién era el comentario censurado de que hablo en la entrada. Confiaba en que algún comentario aquí me quitase esa curiosidad...

Saludos,

11/01/2005 01:25:00 p. m.  
Anonymous Julio escribió:

Por si fuera poca telebasura la de IJ, parece ser que Bruno Cardeñosa también tendrá su hueco contando conspiranoias de esas...

En fin.

11/07/2005 10:28:00 a. m.  
Blogger Gerardo escribió:

¿Me puedes ampliar eso un poco, Julio? ¿Dónde te has enterado? ¿Tendrá una sección dentro del programa de Íker Jiménez?

Saludos escépticos...

11/07/2005 12:02:00 p. m.  
Anonymous Julio escribió:

Lo dijeron el domingo pasado en la "Rosa de los vientos". Al parecer, en uno de los programas del jueves, Cardeñosa tendrá un pequeño espacio para contar "las otras versiones", o las "versiones no oficiales". Tampoco dijeron mucho más.

11/08/2005 10:04:00 a. m.  
Anonymous Julio escribió:

http://www.cuatro.com/programas/entretenimiento/channeln4/

Creo que es en el programa "channel 4", que tiene varias secciones, una de ellas llamada "Versión no oficial".

11/08/2005 10:12:00 a. m.  
Blogger Gerardo escribió:

Gracias por todo, Julio. Otro con el que estaremos atentos.

11/08/2005 05:37:00 p. m.  
Anonymous Julio escribió:

Gerardo, quizás desde círculo escéptico podíais "sondear" al programa de Pablo Carbonell, a ver si se meten en más fraudes como el del agua milagrosa del otro día... que se metan por Bélmez, por ejemplo.

Aunque es dificil que se vayan a meter en algún tema que pueda ser tocado por Iker, por no ir en contra del ¿trabajo? de un compañero

11/11/2005 02:32:00 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió:

Cuarto Milenio ha sido lo más visto de la cadena. Un millón doscientos mil espectadores. Imagino que Iker agradecerá la publicidad que le hacéis.

11/16/2005 02:31:00 a. m.  
Blogger Gerardo escribió:

Ya está hecho Julio, se nos debió de ocurrir casi a la vez. Se podrá leer en breve en la web del Círculo Escéptico.

Un saludo

11/17/2005 02:55:00 p. m.  
Blogger Gerardo escribió:

Para el anónimo fan de Íker:

Oscar Wilde dijo aquello de "Que hablen de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen.", lo que tiene su gracia como boutade ingeniosa y referida a la vida social y el mundillo del arte; pero nunca en el caso caso del periodismo, la investigación y la divulgación.

Pero si a ti te parece buena publicidad que mostremos con pruebas las mentiras, manipulaciones y fraudes de los sinvergüenzas... no tengo mucho que argumentarte, más bien aconsejarte que revises tu escala de valores.

11/17/2005 03:16:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Portada

~~~~~~~~~~~~~oOo~~~~~~~~~~~~~

29 octubre, 2005

El humor en El Jarama

(Diálogo durante una partida de dominó en el merendero de Mauricio.)

      –Aquí el que no se consuela es porque no quiere –dijo el tuerto.
      Coca-Coña se volvío para gritarle:
      –¿Qué dices tú, alcarreño, ladrón de gallinas? ¡Con ese ojo que tienes en la cara que parece un huevo cocido!
      –Ya está. Ya está metiéndose con la gente otra vez –decía don Marcial–. Atiende al juego, hombre, atiende a la partida, que luego perdéis, y te envenenas contra el pobre Carmelo.
      En esto habían entrado cinco madrileños; tres chicos y dos chicas. Hablaron algo con Mauricio y pasaban al jardín.
      –He dicho y lo repito que el que no se consuela es porque no quiere, y al decirlo lo digo con mi cuenta y razón –replicaba el tuerto.
      –Pues lo que es tú, como no sea porque te ahorras tener que guiñarlo, cuando te vas de caza –contestó Coca-Coña–, no sé qué otro consuelo es el que tienes, con ese ojo hervido, que tan siquiera si pudieras sacártelo te valdría cuando menos para jugar al guá.
      El alcarreño se reía:
      –Y a ti la mala labia no te falta, no creas. Por eso que no quede. Todo lo que las patas no te corren, te lo corre la lengua. ¡Y más! Ya te lo digo; cuando falta de un lado, se compensa de otro. Eso es lo que nos pasa a los inválidos como tú y como yo. Que nos desarrollamos por donde menos se diría. ¿Quieres saber lo que me crece a mí?
      –No es necesario que lo digas –contestó Coca-Coña–.Tú siempre la nota fácil y grosera. ¡De la Alcarria tenías que descender!
      Coca-Coña se volvía de nuevo a la partida.
      –Pues sí señor, de la Alcarria –dijo el otro bajito, que había entrado con el tuerto y que traía un zurrón de pastor–; de la Alcarria, de allí nos viene todo lo malo. De allí bajan los zorros y los lobos, que nos matan las reses.
      –¿Tú también? –le decía el alcarreño–. Anda, más te valdrá que te afeites los domingos, para venir a terciar con las personas.
      Se dirigió al Chamarís y a los dos carniceros; continuaba:
      –Pues sí, es cierto que el que no se consuela es porque no quiere. ¿No saben lo que a mí me dijeron cuando perdí el ojo éste, a los dieciocho años?
      –Pues cualquier tontería –dijo Claudio–. A saber.
      El alcarreño se secaba la boca con el dorso de la mano; dijo:
      –Va uno allí del pueblo y se me pone, a los dos o tres días de ocurrido el suceso... porque fue con una caja de pistones, ¿no saben?, de esos de ley, que tienen una bellotita en el culo; bueno, ahora ya no se encuentran. Pues, a lo que íbamos, me viene el tío, con toda su cara, y me dice: «No tengas pena, que con eso te libras de la mili.» Me cagué en su padre. No digo más, lo mal que me sentó. Pues luego, déjate, que se pasó el tiempo y por fin viene el día en que llaman a mi quinta y ahí me tienen ustedes a mí, que me puse la mar de contento de ver que yo me quedaba en casita, mientras los otros se marchaban a servir. ¿Qué les parece?
      –Ya. Todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes.
      –Yo de ahí lo que yo digo de que el que no se consuela es porque no quiere. Hasta de las desgracias se saca algún partido. De físico, ya de antes no tenía yo nada que perder; lo mismo da ser feo y tuerto, que feo a secas.

Etiquetas: ,

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


0 comentario/s (feed de esta discusión):

Publicar un comentario

<< Portada

~~~~~~~~~~~~~oOo~~~~~~~~~~~~~

05 octubre, 2005

Confesiones de un mal futurólogo

El siguiente artículo, que me proporcionó la satisfacción de recibir mis primeros correos indignados de protesta (comentarios sí había recibido muchos), fue publicado como "Epílogo" de febrero de 2005 en AOL2002. Lo reproduzco aquí, tan obsoleto como se ha quedado ―aunque añado algún enlace que le devuelve la frescura―, para rellenar indecentemente el blog, para seguir molestando a algunos, y para dejar constancia del desastre de predicciones que hago.

      Lo reconozco: me equivoqué, soy un futurólogo pésimo que no adivina el porvenir. O sea, como todos.


Narices paranormales

Aún no está fría la polémica que se ha creado con las nuevas Caras de Bélmez. Hacía tiempo que la denuncia de la impostura del mundillo del falso misterio no tenía tanta repercusión y hacía tanto daño.

      El golpe infligido a los charlatanes es seguramente relativo, un rasguño, ya que su caradura y su falta de ética les permite continuar con sus carreras como si nada sucediese. A pesar de ser descubiertos una y mil veces, siempre hallarán creyentes incondicionales o desinformados que ellos se ocupan de mantener así; aunque de todos modos les molesta y les asusta perder el dominio total de los medios en los que ejercen la manipulación de la información y la censura más feroz.

      Ante la información escéptica y, en general, ante cualquier tipo de crítica, determinadas reacciones son sintomáticas del tipo de persona ante la que nos encontramos: desde la calumnia al crítico (que puede ser acusado de moverse por oscuros intereses como odios personales, envidias, dinero, tramas empresariales y hasta conspiraciones militares) hasta las ya divertidas amenazas de denuncia con las que intentan intimidar y fingir ante los seguidores una inexistente nobleza indignada.

      El ejemplo reciente lo tenemos en Pedro Amorós, de la SEIP, que, tras ser acusado de falsificar las nuevas caras de Bélmez, anunció en sus foros y en los medios de comunicación, denuncias a los informadores escépticos. Pero no lo ha hecho ni lo hará, del mismo modo en que miente cuando afirma que ha denunciado a otros críticos con anterioridad (los supuestamente denunciados aún se están riendo desde que les preguntamos si era esto cierto).

      En la memoria tenemos también a J. J. Benítez rabioso por el clamor popular ante el video lunar falsificado que presentó en su serie de televisión Planeta Encantado, todo un insulto a sus seguidores, a los que parecía decir que tomaba por tontos. Benítez es de los que suele acusar a sus críticos de ser pagados por los servicios de inteligencia (patético) y en esta ocasión anunció seguras denuncias contra los escépticos que airearon su patinazo. Aún estamos esperando.

      Cuando se destaparon las mentiras con que Íker Jimenéz pretendía prestigiar su Alerta OVNI 2004 reclutando observatorios astronómicos a los que ocultó la verdadera naturaleza del evento (disfrazado de "noche de observación astronómica") el locutor de Milenio 3 prometió demandas contra "arpíos" señalados ("arpíos" son llamados sarcásticamente los escépticos organizados). Dice tener todavía el asunto en manos de sus abogados. Pero la denuncia no aparece.

      Bruno Cardeñosa anunció denuncias contra los escépticos americanos que desvelan, en su página web Perspectivas#, que el ufólogo intentaba hacer pasar por un OVNI lo que no era más que un conocidísimo fenómeno natural: el "espectro de Brocken". Aunque se le informó de la naturaleza clara del caso poco después, han pasado nueve años sin que haya publicado una rectificación de su artículo. Cardeñosa no tolera que se haga notar su falta de ética o su profunda ignorancia y se inventó incluso una delirante legislación internacional para amenazar con una denuncia que, por supuesto, no llega nunca.

      Todo esto es muy divertido, claro; cada vez que ciertos tipos amenazan con una demanda unos cuantos nos partimos de risa. ¿Habrá por fin denuncias en 2005? He consultado las cartas, los astros, lo posos del café y hasta el vuelo de los pájaros. No me han dicho nada, pero mi predicción es que habrá tantas como en 2004: ninguna.

      Mentiras sí que habrá muchas: cada vez que algunos personajes abran la boca.

Actualización del texto: como todos los escépticos sabemos (y nos tiene muy contentos y excitados), Pedro Amorós sí se ha atrevido finalmente a demandar al periodista Javier Cavanilles y al diario El Mundo. La chapucera y ridícula demanda nos la disecciona con mucha coña Yamato, un abogado de verdad (no como otros indocumentados), en su blog El fondo del asunto. Pasen y vean.

      Y mis dotes adivinatorias tampoco están tan mal: si contamos cuántos magufos mencionados siguen sin cumplir sus amenazas y aceptamos la última frase como vaticinio (las trolas siguen a la orden del día, eso era ir sobre seguro), he fallado sólo una de cinco predicciones. ¡Un acierto del 80%! Ustedes sigan a lo suyo, que me voy a hacer unos cuantos test con cartas Zener para comprobar mis recién descubiertos poderes paranormales. Tiembla, James Randi, tu millón de dólares está en juego...

Etiquetas:

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


5 comentario/s (feed de esta discusión):
Blogger Shoikan escribió:

Hombre Gerardo, lo de Amorós no es denuncia, ni querella, es demanda, o mejor demandita, de manera que en cierto modo has acertado el 100%.

Yo que tú aplicaba para el millón de Randi. Ya te invitarás a unas cañas cuando lo consigas ;)

Saludos.

10/06/2005 07:50:00 p. m.  
Blogger Gerardo escribió:

Si lo vemos así... Lo que pasa es que yo sé que cuando escribí "denuncia" lo hice usándolo como un sinónimo general de tomar medidas legales o como queramos llamarlo. En un sentido coloquial y poco técnico. Vamos, que aunque sea una demanda y no una denuncia, me valdría para lo que yo quise decir.

Mal usado, lo sé. En las partes de la entrada redactadas ahora me he cuidado de usar sólo ya la palabra "demanda".

Pero qué mas da... Para algo están las explicaciones ad hoc. Tienes razón, soy un fenómeno y ni yo mismo soy consciente de mis inmensos poderes. ¡He acertado el 100%!

10/06/2005 10:12:00 p. m.  
Blogger Gerardo escribió:

Ah, y nada de invitar a unas cañas, montamos una fiesta por todo lo alto..

10/06/2005 10:13:00 p. m.  
Blogger Shoikan escribió:

¡Así me gusta! Para ser un adivino completo hay que manejar con maestría la falacia del pistolero.

¡Banquete pues! :D

Saludos.

10/06/2005 10:37:00 p. m.  
Blogger Gerardo escribió:

¡Y con marisco!

Saludos escépticos

10/06/2005 11:15:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Portada

~~~~~~~~~~~~~oOo~~~~~~~~~~~~~