24 febrero, 2005

Los fantasmas del Windsor (o cómo encontrar misterios debajo de las piedras)

Secuencia captada por un videoaficionado. (Imagen: Telemadrid)Ya tenemos otro misterio prefabricado. La excusa es esta vez la grabación por videoaficionados del incendio de la torre Windsor de Madrid en la que se percibe una ventana iluminada y sombras de personas en movimiento.

      Las imágenes son sorprendentes dado que, según los vigilantes de seguridad, a las horas que registra la grabación no quedaba nadie en el edificio y que, según los bomberos, la temperatura en esa planta ―cinco pisos por debajo de las llamas― rondaría los 300 ó 400 ºC (aunque algunas fuentes lo dejan en 100).

      Estos primeros datos parecían enigmáticos o contradictorios y surgían algunas explicaciones:
― la hora que registró la cámara podría ser inexacta y trastocar los cálculos
― la temperatura de la planta podría no ser tan alta como se calculó (ya que las imágenes no mostraban las consecuencias de unas temperaturas tan elevadas)
― las imágenes podrían ser un efecto óptico engañoso provocado por un reflejo en la fachada del Windsor
― el vídeo podría estar manipulado y ser fraudulento

      Todas son explicaciones bastante lógicas y normales. Según han avanzado las investigaciones, los datos han ido descartando unas y reforzando otras (ahora el sabotaje parece plausible).

      Sin embargo, para la profesora de parapsicología María Rosa Vicente nos hallábamos ante un posible fenómeno paranormal. Según ella, el contenido de la grabación "podría ser un rastro energético que alguna persona, que se encontraba en el edificio durante el incendio, hubiera dejado allí en un momento de tensión".

      Y así, por las buenas, vimos como la hipótesis encontraba partidarios entre los que siguen un sistema de creencias basado en lo paranormal y enigmático. Un estrato social del que viven los charlatanes del misterio.

      Aquí hay que fijarse, frente a la sencillez de las explicaciones anteriores, en la cantidad de elementos fantásticos e incomprobables que introduce la explicación paranormal:
― las personas podemos impregnar el entorno con influencias de tipo desconocido e indetectable
― las situaciones estresantes pueden provocar que las personas realicen inconscientemente esas impregnaciones
― los seres humanos y las videocámaras pueden interpretar el contenido de esas impregnaciones como si sucediesen en ese momento

      Parece poco lógico. Ya puestos a desbarrar, ¿por qué no marcianos o unicornios?

      Menos mal que se impuso el sentido común y algunos periodistas que se preocupan de contrastar la información acuden a profesionales de reconocido prestigio (concretamente a los del fraude de las nuevas Caras de Bélmez) y nos presentan como una autoridad a Pedro Amorós, presidente autoelecto de la SEIP, quien con su retórica florida y siempre innecesariamente trufada de adverbios y palabros analiza los movimientos de las figuras:
"Corresponden a personas humanas (sic) y no a ningún tipo de fantasma, espectro o reflejo. [...] No se corresponde realmente con los efectuados puramente por figuras fantasmales."

      Así da gusto, de un vistazo y a ojo de buen cubero (como cuando certificaba, como quien sexa pollos, que unas caras de Bélmez eran paranormales y otras, sólo ilusiones "gestálsicas").

― Y tiene razón, además. ¿Acaso se ven sábanas o cadenas en las imágenes del Windsor?
― No.
― Pues no son fantasmas, entonces. Si es que cae de cajón.

      Por lo menos otros periodistas se toman a cachondeo estas paranormalidades. El asunto tampoco da para mucho más.

Etiquetas: ,

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


2 comentario/s (feed de esta discusión):
Anonymous Gerardo escribió:

COMENTARIOS TRANSPORTADOS DESDE LA UBICACIÓN ANTERIOR DEL BLOG, EN BLOGALIA:

1
De: Gerardo Fecha: 2005-03-04 18:20

LA POLICÍA CONCLUYE QUE DOS PERSONAS PERMANECIERON DENTRO DEL WINDSOR DURANTE EL INCENDIO

El ayuntamiento insiste en que no son bomberos

Miembros de la investigación policial del caso Windsor han concluido que durante el incendio del rascacielos al menos dos personas permanecieron dentro del inmueble. Han llegado a esta conclusión tras analizar el vídeo de la pareja de Reus que fue hecho público hace ya varios días y en el que se veía las siluetas de al menos dos personas. Sin embargo, las dudas continúan ya que a la hora de la grabación (a partir de las 3:52), el edificio estaba oficialmente desalojado. Pese a esto, el Ayuntamiento insiste en que no se trata de bomberos, aunque Ruiz Gallardón mantiene su silencio informativo y se niega a responder a ninguna pregunta sobre el incendio.

Miembros de la Policía Científica no han dejado de analizar detalle alguno del vídeo que fue grabado por el matrimonio de Reus �desde la novena planta de un edificio ubicado en la calle General Moscardó� y que fue emitido hace ya varios días. En la grabación se ve la silueta de al menos dos personas y muchas fuentes consideran que se trata de bomberos, en especial por su forma de actuar. Estas siluetas se mueven en todo momento con tranquilidad y además con una linterna similar a la que usan los bomberos.

Según informa este jueves el diario El País, la investigación ha concluido que la luz que ilumina las dos siluetas en el piso 16 del Windsor no está producida por fluorescentes ni por otro elemento eléctrico sino por el propio fuego que destruye el edificio apenas algunas plantas por encima de ellos. La propagación de esta luz habría sido posible gracias a un especie de profundo y largo tragaluz.

Lo que aún queda en duda, además de la identidad de las siluetas, es cómo pudieron aguantar la temperatura que a esa hora ya aguantaba dicha zona del edificio. Hace varios días, un informe técnico de los bomberos determinó que la temperatura ahí podría haber llegado entre los 100 y 400 grados. En cualquier caso, los intrusos debían portar una protección similar a la que tienen los bomberos para aguantar la intensidad del calor. Al respecto, La Voz de Asturias dice que expertos en la materia han asegurado que es posible aguantarlo sin traje especial (con temperaturas menores) aunque no por tanto tiempo.

El País también revela que la investigación ha descartado que los dos intrusos sean los causantes del incendio ya que consideran absurdo que si así fuera, estuvieran aún en las instalaciones cuatro horas después de declararse el fuego. Por eso, todo apunta a que las siluetas sean de bomberos pese a que tanto el ayuntamiento como los propios bomberos dicen que el desalojo total del Windsor se ordenó varias horas antes.

Mientras, el alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, mantiene su silencio informativo. El regidor, que compareció en rueda de prensa tras la reunión de la Junta de Gobierno, fue preguntado hasta tres veces sobre la investigación. Gallardón señaló que "la investigación está abierta y estamos a disposición del juzgado, que es el que lleva la investigación, y lo que hacemos todos los funcionarios del Ayuntamiento de Madrid es constituirnos en instrumentos del juzgado que es a quien corresponde investigar". Ante la insistencia de los informadores, uno de los cuales citó una información según la cual fuentes municipales desmentían que las personas situadas de madrugada en el edificio en llamas fueran bomberos, el alcalde dijo que "toda la comunicación la tenemos con el juez, exclusivamente con el juez, es la obligación que tenemos".

Fuente: Libertad Digital (http://www.libertaddigital.com/noticias/noticia_1276245644.html)


2
De: síseñor Fecha: 2005-03-04 20:33

Cucha, mano de santo las declaraciones de Amorós. Mira que se dieron argumentos pero andesté un experto, con un simple "no se mueven como fantasmas", asunto finiquitado, mano de santo, mano de santo...


3
De: Gerardo Fecha: 2005-03-18 11:42

Ahora los bomberos dicen otra vez que sí son reflejos:

Contradice el de la policía científica

EL INFORME DE LOS BOMBEROS ATRIBUYE A 'UN REFLEJO' LAS SILUETAS DEL WINDSOR

El informe de la Policía científica, pedido por el juez, defiende la presencia de dos personas en el interior del Windsor - Los bomberos reiteran que el edificio había sido desalojado

AGENCIAS | ELMUNDO.ES

MADRID.- El informe elaborado por los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid sobre el vídeo grabado por un aficionado en la noche del incendio del edificio Windsor, en el que se veía a dos personas en su interior, apunta a un reflejo óptico que daba la "sensación" de que las personas estaban dentro del Windsor. Este informe contradice al realizado por la policía científica, que aseguraba que se trataba de personas.

El informe de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid señala que la composición de la fachada del Windsor permitía ver reflejados otros edificios dependiendo del ángulo de visión, y añade que desde donde se tomaron las imágenes "es totalmente posible" observar un punto situado en la parte sur del edificio de La Estrella, "dando la sensación que está en el interior del edificio Windsor".

El documento, que será remitido al juez, agrega que desde los puntos exteriores de ataque al fuego, situados en la cubierta del edificio La Estrella y de El Corte Inglés, así como durante las tareas de revisión del interior del edificio de La Estrella, los bomberos mantuvieron una "permanente observación" y en "ningún momento se observa a nadie en el interior del edificio Windsor con linterna".

"De haberse producido tal circunstancia, el observador la habría comunicado a su mando natural y este al Jefe de Siniestro para valorar la situación por ser ésta de extrema gravedad", asegura el subdirector general de Bomberos, Medardo Tudela, autor del informe.

Pavesas "dobles" y "distorsionadas"

Por otro lado, el documento de Bomberos hace referencia a la visión que se puede tener en determinados puntos de la fachada de la caída de pavesas, y aclara que las que caían por un punto concreto de la fachada se veían doble, una por visión directa y otra ligeramente desplazada pero reflejada en los cristales del Windsor, en la cual podría observarse alguna "distorsión" en la caída. Sin embargo, y según el informe, existe otro punto en la fachada en el que las pavesas se aprecian como fruto de su reflejo y no como visión directa, por lo que también habría "distorsión" en la caída.

Finalmente, el documento aclara que "un vídeo funciona de manera exactamente igual a la de un único ojo", es decir, no se pueden referenciar las distancias, salvo que se tenga una visión simultánea desde otro punto. De este modo, no es posible determinar a qué distancia está una pavesa de la fachada del Windsor o en qué zona se encuentra en su caída si únicamente existe un punto de visión.

Efectos ópticos

En el informe se analizan las imágenes del videoaficionado grabadas desde un edificio de viviendas situado en la calle Raimundo Fernández Villaverde 59, en las que se puede ver el desarrollo del incendio en la fachada oeste del Windsor.

Según el informe, si se traza una línea visual desde el punto de la grabación al edificio incendiado ésta pasa por encima de la cubierta del edificio La Estrella en la parte central, donde el inmueble tiene nueve plantas.

Agrega el documento que, aplicando las leyes del fenómeno de reflexión óptica, desde el punto de grabación se puede observar un punto situado en la parte sur del edificio La Estrella, donde tiene 11 y 12 plantas, y éste "se puede reflejar en la fachada del edificio Windsor dando la sensación de que dicho punto se encuentra en el interior del mismo".

El documento, de 14 páginas, incluye asimismo un plano general de la zona, una foto de reflejos en la fachada del Windsor y otros esquemas sobre los edificios y los reflejos que sirven de soporte a las tesis apuntadas.

Informe de la Policía científica

Las conclusiones que se extraen del informe de los Bomberos difieren de las recogidas en el documento elaborado por la Policía científica a petición del juez encargado del caso. En el documento policial, tras analizar las imágenes, se asegura que en la noche del incendio, entre las 3.30 y las 4.00 horas había dos personas en la planta 21 del edificio Windsor.

Los cuerpos de seguridad hicieron varias comprobaciones para tener en cuenta la posible manipulación del vídeo, y deducen que no ha sido alterado. También manifiestan su convicción de que la luz que aparece tras las figuras no es eléctrica, sino que está producida por el fuego.

En cuanto a las pavesas que se cruzan entre el foco de la cámara y las figuras, la Policía considera que no distorsionan la imagen, lo que debilita la teoría de los reflejos defendida por los Bomberos.

Lo que el informe policial no dice es quiénes eran los individuos registrados en las imágenes, aunque insinúa que puede tratarse de bomberos por la seguridad con la que actúan.

La pareja que grabó las imágenes llamó a los servicios de emergencia cuando se percató de la presencia de dos personas en el edificio, y se les dio como respuesta que se trataba de bomberos. Sin embargo, el propio Medardo Tudela recuerda en su informe que dio la orden de desalojar el edificio en torno a la una de la madrugada.

Fuente: El Mundo.es
(http://www.elmundo.es/elmundo/2005/03/17/madrid/1111065711.html)

7/21/2005 01:13:00 a. m.  
Blogger Gerardo escribió:

El Windsor ardió por la negligencia de una empleada tras fumar en un despacho

EFE/Madrid

Los propietarios del edificio Windsor han asegurado que de las pruebas existentes en la investigación judicial se puede deducir que el rascacielos ardió a consecuencia dela actuación "negligente" de la empleada que originó el fuego al "fumar en un despacho" y de los vigilantes encargados de la seguridad del mismo.
En un comunicado, remitido a Efe, la empresa Asón Inmobiliaria, propietaria del rascacielos que ardió en la madrugada del 13 de febrero de 2005, indicó que en la instrucción judicial sobre suceso "ha quedado acreditado que el edificio Windsor estaba en regla" y se ajustaba perfectamente a la normativa aplicable en materia de seguridad anti-incendios.
Añade que aunque la instrucción no ha culminado, "de las pruebas obrantes en los autos se puede deducir ya la causa del incendio" que atribuye a "la conjunción de dos actuaciones negligentes: la de quien originó el fuego al fumar en un despacho (una empleada de Deloitte) y la de los vigilantes encargados de la seguridad del edificio".
En cuanto a la respuesta de los bomberos tras declararse el incendio, los propietarios del Windsor consideran que "fue más que mejorable".
En su comunicado, Asón Inmobiliaria recuerda que el fuego se inició en el despacho 09 de la planta 21 y detalla que, cuando sonó la alarma, sólo había dos personas en el Windsor: una en la planta 9 y otra en la planta 21.
La empleada de la planta 21 "admitió que fumó en el despacho esa noche" y, en la grabación de la cámara de seguridad, según los propietarios del inmueble, se le ve abandonar el edificio "dos minutos después de que la alarma de incendios advirtiera que había fuego en su planta".
En concreto, añade la nota, "quienes acudieron al fuego en esos primeros momentos describen un recorrido que lleva justamente al despacho 09".
A partir de ese momento "la asombrosa negligencia de los vigilantes de seguridad hizo el resto", según indican los propietarios del edificio, quienes añaden que los vigilantes "ni hicieron absolutamente nada por apagar el fuego en sus primeros estadios, ni llamaron de inmediato a los bomberos, perdiendo un tiempo precioso que condenó al Windsor".

Los propietarios afirman que consta también en autos que la actuación de los bomberos "fue más que mejorable" y aunque recuerdan que "tal vez, como alegan, llegaron al incendio cuando era tarde" y el fuego rompía por fachada pasando a la planta 22 "lo cierto es que a pesar del número creciente de bomberos que se encontraban allí, atacaron el fuego durante poco más de diez minutos y no con continuidad".
Para Asón Inmobiliaria, los bomberos acometieron además su labor "exactamente igual que lo habrían hecho en una casa cualquiera". De sus declaraciones y de los informes periciales que ya obran en autos, resulta, según Asón, que "no estaban preparados para apagar un incendio en la planta 21 de un edificio con fachada de cristal ("muro cortina") en el que el fuego se propaga entre plantas más fácilmente por la menor resistencia de esa fachada que los muros tradicionales".

Esta realidad explica -añaden- "la insistencia de los bomberos ante el juez por culpar o sacar defectos al edificio". El comunicado concluye que "aclarado en buena medida lo sucedido, la empresa propietaria del edificio confía ahora en poder resarcirse del extraordinario perjuicio que se le ha ocasionado".

El edificio Windsor, cuyas obras de construcción comenzaron en 1973, tenía una altura de 106 metros y una superficie de unos 30.000 metros cuadrados.

La demolición del inmueble, situado en el madrileño complejo Azca, costó 15.362.620 euros, cantidad que cobrará la empresa encargada de los trabajos de desmontaje a cuenta de la previsión de 17 millones de euros aportada al Ayuntamiento por los propietarios del edificio, Asón Inmobiliaria.

Las obras de demolición, realizadas con cuatro enormes grúas que fueron desmontando la estructura calcinada, se prolongó durante seis meses.

Fuente: ABC.es
http://www.abc.es/abc/pg060127/actualidad/nacional/sucesos/200601/27/windsor_negligencia_fuego.asp

1/28/2006 08:55:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Portada

~~~~~~~~~~~~~oOo~~~~~~~~~~~~~